top of page

Walter Mehrer L - No te juzgues con el pasado, ya no vives ahi

Walter Mehrer L


¿Cuántas veces al día recuerdas el pasado? ¿Cuánto tiempo inviertes en analizar lo que hiciste, lo que dejaste de hacer o lo que pudiste haber hecho mejor? Y, sobre todo, ¿cuánta crítica destructiva hay en estos pensamientos sobre un tiempo ya inexistente? No te juzgues por tu pasado, ya no vives allí.

La mayoría de nosotros tenemos el hábito de rememorar nuestras vivencias, actos y decisiones anteriores con frecuencia. Sin embargo, desafortunadamente, no lo hacemos desde el amor, sino desde una perspectiva, muchas veces, despiadada. Escudriñamos nuestro pasado con lupa, resaltando cada fallo y aplicando una exigencia de perfección tan cruel como poco realista.


Walter Mehrer

¿Por qué somos tan poco autocompasivos? La realidad es que no somos conscientes del daño que nos hacemos. Pensamos que al analizar críticamente nuestro pasado estamos aprendiendo algo del mismo. Creemos que al arrepentirnos o culparnos constantemente por lo sucedido estamos pagando una deuda. Sin embargo, el mayor aprendizaje viene cuando dejamos de juzgar a nuestro yo del pasado y nos reconciliamos con él.


No te juzgues por tu pasado


No te culpes


La culpa es la herramienta más poderosa de nuestro ego para mantenernos anclados al pasado. Nos sentimos culpables por haber herido a alguien, por haber permitido que nos dañasen a nosotros, por no tomar mejores decisiones. Nos preguntamos cómo pudimos actuar de aquel modo y nos reprochamos continuamente no haberlo hecho mejor. Sin embargo, antes de caer en la culpa recuerda siempre que hiciste lo mejor que pudiste. No pudiste haber actuado de un modo diferente con el nivel de conciencia que tenías en aquel momento. Lo que hiciste fue lo único que podías hacer con lo que sabías en aquel entonces, con lo que eras y las circunstancias en las que estabas.





Ahora, con la perspectiva de los años y la experiencia acumulada, te resulta sencillo hallar alternativas. Pero la claridad viene siempre después de las lecciones, no antes.

Si ahora eres capaz de ver el pasado desde otro ángulo es precisamente gracias a tus errores anteriores. Celebra tu toma de conciencia, pero no caigas en la trampa de culparte: hoy sabes lo que entonces no sabías, hiciste lo que pudiste.




Comments


bottom of page